El éxito de un sitio web depende de su optimización para Google. Si está en la primera página de todos los principales motores de búsqueda, se encuentra a la cabeza de sus competidores en términos de ventas.